Vino tinto lambrusco, características

Vino Tinto Lambrusco, uva, antecedentes, características, Historia y elaboración.

Lambrusco es la clara demostración de cuán profundamente vinculado está cada vino al carácter de su territorio, constituyendo su expresión más auténtica: espumoso, vivo y agradable, este vino con historia antigua y variedad de uva silvestre (la » Labrusca vitis «) es De ahí el retrato de Emilia, la región en la que se produce.

Al vino tinto Lambrusco se lo puede describir como joven, con moderada tanicidad y acidez, es un vino vivo y agradable con una ligera espuma, un aroma afrutado y un moderado contenido de alcohol. Por norma general, el Lambrusco se genera primordialmente en autoclave, con la salvedad de una pequeña producción que se prosigue consiguiendo por refermentación en la botella según el procedimiento tradicional o bien ancestral.

El vino tinto Lambrusco, aun ya antes de ser uno de los vinos más conocidos y vendidos del planeta, es primordialmente apreciado y bebido por los habitantes de su tierra, que lo han estado generando y consumiendo a lo largo de siglos. La viticultura emiliana, en verdad, cuenta con una tradición larguísima y una historia esencial, que se remonta a la temporada romana (cuando la parra silvestre ya se llamaba Lambrusca). Las parras habituales del Lambrusco han sido elegidas durante los siglos por las familias históricas de la zona e inclusive toman su nombre (por servirnos de un ejemplo, Lambrusco Marani, de la familia Marani).
El Lambrusco es un vino que siempre y en todo momento ha tenido un enorme éxito distribuyendo los ingresos a todos y cada uno de los cultivadores locales, que han podido comunicar y presentar su territorio de la mejor forma posible en el mundo entero. Su cultivo, producción y distribución se fundamentan en una economía de escala realmente fuerte, lo que lo transforma en uno de los vinos más competitivos del mercado vitivinícola nacional y también internacional.

También te puede interesar nuestro blog especializado acerca de Vino Tinto Malbec

Vino tinto lambrusco, características

Lee todo lo que necesitas saber cerca de Vino Merlot en nuestro blog especializado.

Historia del Vino Tinto Lambrusco

El origen del vino tinto Lambrusco es antiquísimo, tanto que aun los versistas latinos, incluyendo a Virgilio, han citado reiteradamente la «vitis labrusca» en sus obras. Los recientes descubrimientos de ánforas de terracota asimismo han puesto de relieve de qué manera esta vieja pluralidad se empleaba para generar un vino espumoso tan querido por los romanos. El lambrusco puede ser seco, dulce o bien dulce, en dependencia de la cantidad de azúcar residual que quede, ya antes de detener la fermentación. Un Lambrusco dulce es en consecuencia más dulce, bebible y vivo que un producto seco. Existen abundantes géneros de Lambrusco (Marani, Reggiano, Salamino, Viadanese etcétera), cada uno de ellos con peculiaridades diferentes, si bien el Lambrusco Grasparossa y el Lambrusco di Sorbara son en general los más conocidos. Aparte de las peculiaridades organolépticas, los diferentes géneros de Lambrusco tienen diferentes combinaciones recomendadas. Si un Grasparossa di Castelvetro es más rústico y también inmediato, puede conjuntarse con carnes, primeros platos complejos y quesos maduros, un Lambrusco di Sorbara es más muy elegante, indicado con platos de pescado, embutidos y quesos frescos. ¿Mas de qué forma se genera el Lambrusco? Aclaremos que el Lambrusco es un vino tinto espumoso, normalmente producido por el procedimiento Charmat, esto es, por refermentación en autoclave. Este proceso consiste en poner el vino base en grandes contenedores de acero, donde se introducen las diastasas escogidas, que comenzarán la fermentación desde un bajo contenido de alcohol. En los últimos tiempos, además de esto, muchos productores han empezado a generar Lambrusco desde la refermentación en botella, lo que por norma general da vinos más muy elegantes.

Infórmate acerca de Vino Cabernet

Variedad de uva en el vino tinto Lambrusco

Hablar de una variedad de uva en referencia al Lambrusco significa fundamentalmente hablar de una «familia de parras autóctonas«, o sea, nacidas de plantas que medran de manera espontánea en el val del Po. Actualmente se cultivan 12 variedades (entre ellas Sorbara, Grasparossa, Salamino, Marani, Maestri), a las que se agregan otras variedades que no pertenecen de manera directa a esta familia, como la Ancellotta, que en pequeña parte puede ser parte de la composición de muchos vinos Lambrusco.
Se cultiva eminentemente en los territorios entre Módena y Reggio Emilia y, en menor cantidad, en las provincias de Parma y Mantua, entre Emilia y Lombardía

Los DOC de Módena son 4: Lambrusco di Sorbara, que se puede recortar hasta el 40 % con la variedad Salamino, Lambrusco Grasparossa di Castelvetro, Lambrusco Salamino di Santa Croce y Lambrusco di Modena.

En la provincia de Reggio Emilia se produce el Lambrusco Reggiano DOC logrado de cepas de Lambrusco como Salamino, Sorbara, Maestri, Marani, Montericco y Grasparossa di Castelvetro, y el Lambrusco DOC Colli di Scandiano y Canossa, producido con uvas de Grasparossa y Montericco.

Por último, en Parma, se genera el Lambrusco Colli di Parma DOP, que debe incluir por lo menos el 85 % de la variedad Maestri. Por último, existen algunos Lambrusco IGT/IGP.

Vino lambrusco, uva

También te puede interesar nuestro blog especializado acerca de vinos tintos Merlot

Características del vino tinto Lambrusco

El Lambrusco es un vino autóctono, de manera profunda ligado a su tierra, que forma prácticamente todo su cultivo. Sus uvas proceden por entero del territorio, que siempre y en todo momento ha sido una fuente de gran orgullo para sus productores.

Tiene una cadena de suministro «transparente», también tiene peculiaridades organolépticas únicas: es espumoso y rojo.

Actualmente, gracias al cambio climático, el Lambrusco ha adquirido una estructura compuesta por respetables aromas, sabores y dificultad. El cambio de tiempo ha favorecido enormemente a este vino, haciendo que su contenido de alcohol aumente en un punto y medio y su acidez reduzca, haciéndolo considerablemente más equilibrado y agradable.

Su cultivo, que históricamente siempre y en toda circunstancia ha tenido sitio en la llanura, desde cierto punto inicial de debilidad se ha transformado en una excelente fortaleza: en verdad, en la llanura se pueden generar vinos de menor graduación alcohólica, el día de hoy más apreciados por los usuarios, que prefieren los vinos más simples de tomar.

El vino Tinto Lambrusco en la actualidad

En la actualidad el vino tinto Lambrusco que se toma es un vino moderno, que destaca sus peculiaridades de fruta y armonía. Es un vino de vieja tradición que ha sabido destacar su lado más actual, ejercitando un cierto atrayente en los nuevos mercados. Su sencillez para ser comprendido y bebido en cualquier una parte del planeta es una característica de la que los productores emilianos siempre y en todo momento han estado orgullosos, pues ha hecho del Lambrusco un vino de éxito capaz de satisfacer el gusto de todos. Actualmente existen muchos apasionados al Lambrusco, comenzando por los grandes conocedores, que saben dónde ponerlo y colocarlo como un buen vino.

Puedes leer nuestro artículo acerca de Vinos Tintos Buenos

Maridaje para el vino tinto Lambrusco

Emilia es un territorio con una alta vocación por los sabores, conocido y apreciado en el planeta por su excelencia gastronómica, donde el gusto es el protagonista incontrovertible de la buena vida rutinaria. Lambrusco nació acá, casándose de manera perfecta con esta tradición gastronómica

Si es cierto, no obstante, que el Lambrusco siempre y en toda circunstancia ha ido de la mano de la cocina emiliana, es del mismo modo cierto que la gastronomía actual, influida por las numerosas etnias y tradiciones extranjeras que habitan en Emilia, está por su parte de manera profunda ligada a este vino. En nuestros días, el alimento veloz, los bares de sushi y los restoranes étnicos se han unido a las muchas trattorias tradicionales y, como apunta el enólogo Sandro Cavicchioli, «el hecho de que en todos estos lugares se pueda hallar una botella de Lambrusco es muy significativo. El Lambrusco, en verdad, es un vino que va bien con una gran parte de la cocina mundial y esta es otra de sus grandes fortalezas.

Gracias a su vivacidad, juventud y la sensación de lozanía que transmite, el Lambrusco es perfecto aun en el instante del aperitivo.

Vino lambrussco

Infórmate acerca de los vinos tintos tempranillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *